El Rincon del Diablo.

 

 

 

El Rincón del Diablo, una leyenda  que pasa en  las calles de Monterrey.

EL RINCON DEL DIABLO

 

Suena el toque de queda. 

Por el barrio de las Tenerías, caminaban apresuradamente los que tarde vuelven al hogar. Cruzan ese barrio deseando llegar cuanto antes a sus casas y sin atreverse a confesar el temblor de espanto que sienten al pasar por allí.

A lo lejos, el grito del centinela se antoja escalofriante. 

Envuelve al barrio un ambiente de tragedia que se adentra hasta las mismas humildes viviendas.

Cuentan los sencillos vecinos, con misterio y con horror, que el diablo noche a noche pasea por aquel rincón de la ciudad, dejando a su paso un penetrante olor a azufre.

Por eso es que apenas oscurece, las puertas son atrancadas, las familias se recogen y sólo rompe el silencio la voz del sereno.

 

 

Una oscurísima noche cuando el vigilante gritaba: ¡las doce y sereno…!, los vecinos del lugar oyeron espantados los gritos desesperados pidiendo socorro; pero todas las puertas permanecieron cerradas, nadie abrió la suya al infeliz que demandaba ayuda, y el grito se perdió en el silencio de la noche.

Al día siguiente, apenas amaneció, un labriego que se encaminaba al cercano laborío, se encontró con un hombre que inconsciente, yacía junto a una cerca. Se acercó a él para auxiliarlo, y cuando volvió en sí le contó que  “trasnochador y mujeriego, venía en busca de nuevas aventuras, cuando al paso le salió un hombre envuelto en negros ropajes. En su cara, horrorosamente fea brillaban como centellas sus ojos y dejaban ver dos largas y delgadas piernas, y que, teniéndolo tan cerca de él, sobrecogido de terror, logró sacar el cuchillo que siempre llevaba al cinto y lo había hundido varias veces en el pecho de aquel extraño ser, esto, sin herirlo y sin lograr que se alejara, hasta que, no pudo resistir por más tiempo las centelleantes miradas que lo cegaban y perdió el conocimiento”.

 

Muchos de los vecinos aseguraban haber visto el mismo diablo paseando por el aquel lugar. Desde entonces se conoce a ese barrio de Monterrey con el nombre de el Rincón del Diablo

Hoy en dia en el barrio de las Tenerias, hay un complejo turístico donde la gente día  a día pasa las tardes paseando con la familia y por las noches pasan momentos agradables en el restaurant a un lado del canal.

Pero más de alguno será testigo de esta leyenda al regresar a sus casas.

Write a comment

Comments: 0