La casa de la tia Toña

   

 

 

La Leyenda en una casa de Chapultepec, en la casa de la Tia Toña.

La  casa de la Tia Toña 

 

 

 

La “Tía Toña” era una mujer solitaria y con dinero, sin ninguna familia con quien compartir su fortuna. En medio de esta soledad decidió darles cobijo en su casa a los niños de la calle, proporcionándoles techo, ropa y comida, no se sabe con precisión a cuantos.

Convirtió su casa en el hogar que todos estos niños tanto necesitaban. Pero tan extraños son los sucesos de la vida, que esta acción humanitaria llena de bondad no le trajo más que desdichas, sin agradecimiento alguno, los jóvenes le hicieron la vida imposible, entre bromas y pleitos un día simplemente perdió la paciencia, y arremetió contra ellos a golpes hasta dejarlos sin vida, para después deshacerse de los cuerpos arrojándolos a un rio cercano.

 

Aquella acción la atormentaba demasiado, le robaba el sueño, así que en un par de días, se encerró en su habitación de la cual no se le vio salir jamás, ahogada en su pena y tristeza se convirtió en leyenda, debido a que en aquella casa ubicada en la tercera sección del Bosque de Chapultepec, se dice que el fantasma de la mujer aun ronda el inmueble, tomando una actitud hostil hacia cualquiera que se acerque, arrojando cosas desde lo alto, mientras vigila desde la ventana tratando de alejar a los curiosos.

 

Son muchos quienes aseguran ver su silueta en las ventanas de aquella gran casa, asegurando que simplemente al pasar cerca se siente una enorme presión sobre los hombros, acompañada de una fuerte sensación de ser visto fijamente.

 

En el corazón del Bosque de Chapultepec hay una extraña casa donde "habita" el espectro de una mujer que ataca a los curiosos que se acercan.

La casa abandonada, que se ubica cerca del Panteón de Dolores en Avenida Constituyentes, era el hogar de la “Tía Toña”, una mujer muy rica pero sin familia, que decidió dar cobijo a niños de la calle. Pese a sus buenas intenciones, los jóvenes empezaron a hacer enloquecer a la mujer con sus travesuras, por lo que empezó a matarlos a golpes y a ocultar sus cuerpos en la casa. Desde entonces, el espectro vigila desde una habitación, esperando atacar a cualquier extraño que se atreva a acercarse.

 

En ciertas ocasiones se han podido escuchar muchos gritos en los alrededores, atribuyéndolos a aquellos niños asesinados en ese terrible día en que la “Tía Toña” les arrebató hasta el último aliento a golpes

Comparte ahora con tus amigos


Write a comment

Comments: 0